Noticias

  Imprimir |       Compartir
31-03-2017

Seminario sobre Antropometría, una disciplina fundamental para especialidades médicas y no médicas

El martes 28 de marzo, se llevó a cabo en la Casa del Doctorado de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, el Seminario del Doctorado en Ciencias: Mención Biología, titulado “Antropometría y composición corporal: importancia en la valoración nutricional”, el que estuvo a cargo de la Doctoranda, Lic. Norma Dip, bajo la dirección de la Doctora Delia Lomaglio.

Al referirse al tema del Seminario, la Lic. Dip explicó que “la Antropometría es una disciplina de gran utilidad en muchas especialidades médicas y no médicas. En medicina y nutrición se utiliza en la práctica clínica y en diferentes tipos de estudios clínicos, metabólicos o epidemiológicos de prevalencia o de intervención El propósito es medir el aumento de masa celular, tisular y corporal desde la gestación hasta el término de la pubertad, expresada como crecimiento físico para conocer efectos sobre la salud”.

Indicó que “la palabra Antropometría proviene del griego ανθρωπος, hombres, y μετρον, medida, medir, lo que viene a significar "medidas del hombre", sub rama de la antropología biológica o física que estudia las medidas del Hombre”.

A su vez, señaló la docente investigadora, esta disciplina permite la evaluación de la composición del peso corporal total, dividiéndolo en cinco masas (muscular, adiposa, ósea, piel y órganos). “El peso corporal total que refleja la balanza no muestra la relación y la distribución de las diferentes masas corporales. Conocer el perfil antropométrico (masa adiposa y muscular, entre otros) permite saber cuáles son los verdaderos cambios y logros alcanzados”.

Mencionó que la Composición Corporal del ser humano, a través de un análisis químico completo, indica que está formado por materiales similares a los que se encuentran en los alimentos, pues el hombre es producto de su propia nutrición. “Por ello, el estudio de la composición corporal es un aspecto importante de la valoración del estado nutricional pues permite cuantificar las reservas corporales del organismo y, por tanto, detectar y corregir problemas nutricionales como situaciones de obesidad, en las que existe un exceso de grasa o, por el contrario, desnutriciones, en las que la masa grasa y la masa muscular podrían verse sustancialmente disminuidas”.

Dip explicó que los modelos utilizados para estudiar la composición corporal pueden clasificarse según el tipo de entidades o componentes que se consideren: atómico, molecular, celular, tisular y corporal total. “Entre todos los modelos multicompartimentales, los que más ampliamente han sido utilizados en el estudio de la composición corporal han sido los de nivel molecular que varían entre dos y cuatro compartimentos. Son los más precisos y confiables para evaluar los cambios del estado nutricional en el estudio de la obesidad ya que posibilitan evaluar la composición corporal con énfasis en la masa grasa (MG) y la masa libre de grasa (MLG)”.

Respecto a las técnicas de medición, dijo que pueden clasificarse en tres grandes grupos:

• Métodos directos, análisis químico de los componentes corporales de cadáveres y activación de neutrones.

• métodos indirectos como la densitometría (hidrodensitometría, pletismografía por desplazamiento de aire: BODPOD), el escaneo del isótopo 40K, las diversas técnicas de dilución isotópica (óxido de deuterio: D2O, el óxido de tritio: 3HO y el isótopo del oxígeno: 18O) y no-isotópicas (antipirina, etanol, y la urea), la absorciometría de energía dual de rayos X (DEXA), la tomografía computarizada y la de imagen de resonancia magnética nuclear.

• métodos doblemente indirectos : la antropometría, la interactancia infrarroja (absorciometría), el ultrasonido, la impedancia bioeléctrica, la excreción de creatinina y la excreción de n-metil histidina (Deurenberg P, Schutz Y, 1995)( Britz Mónica,2011).

Advirtió que “es importante monitorear el crecimiento físico desde la infancia mediante la medición secuencial del peso y talla a fin de conocer la velocidad de ganancia de peso talla o no, como la desnutrición crónica o aguda; casos de peso bajo, desmedro o emaciación. Los cambios ocurridos en los estilos de vida, en la nutrición y en la composición racial y/o étnica de las poblaciones, conllevan a cambios en la distribución de las dimensiones corporales (por ejemplo: obesidad) y con ellos surge la necesidad de actualizar constantemente la base de datos antropométricos, a los fines de prevenir enfermedades crónicas- degenerativas (enfermedad cardiovascular, diabetes, algunos tipos de cáncer, etc.) dado que permiten estimar los posibles riesgos en la salud”.

Finalmente, mencionó que un criterio adicional de obesidad relacionado con un mayor riesgo para la salud es la cantidad de grasa abdominal. “La distribución central de la grasa puede ser incluso más crítica que la grasa total como factor de riesgo de enfermedades crónico-degenerativas. Está muy relacionada con una mayor prevalencia de intolerancia a la glucosa, resistencia a la insulina, aumento de presión arterial y aumento de lípidos sanguíneos”.


Volver Arriba | ::::: Volver a Inicio :::::